Monotropism

UCL, Lingüística y Autismo

Dinah KC Murray

2003 "UCL, Lingüística y Autismo" para la Conferencia de Reunión de Ex Alumnos (documentos recopilados disponibles en), Departamento de Fonética y Lingüística, UCL, Gower Street, Londres WC1E 6BT

University College London tiene un historial notable de investigación innovadora sobre el autismo y sus condiciones relacionadas (Espectro autista, AS en adelante), e igualmente de contribuciones teóricas para comprender la EA. John Morton dirigió una Unidad de Desarrollo Cognitivo del Consejo de Investigación Médica (MRC / CDU) ubicada en el campus de UCL en las últimas décadas del siglo XX, donde floreció el trabajo de Uta Frith y distinguidos estudiantes y colegas como Simon Baron-Cohen, Francesca Happe, Rita Jordan y Alan Leslie. Estos psicólogos contribuyeron al desarrollo de dos de las propuestas más influyentes de lo que a veces se conoce como "el déficit central" de la condición autista.

Tres "explicaciones cognitivas" del autismo han sido investigadas a fondo en los últimos años. Así es como Russell (2001, p295) los resume:'… el déficit cognitivo central en el autismo es la falta de (o el desarrollo retrasado o desviado de) un "módulo" especificado innatamente para conceptualizar los estados mentales, el llamado mecanismo de la Teoría de la Mente … [o es] deterioro en la integración de elementos en totalidades (teoría de la coherencia central débil), [o] funcionamiento ejecutivo deteriorado (teoría de la disfunción ejecutiva)".

Estas ideas se desarrollaron en parte en el curso de algunos animados seminarios multidisciplinarios celebrados en el MRC/CDU. Entre las disciplinas que contribuyeron a esta discusión se encontraban la lingüística y la filosofía. En particular, la pragmática en la forma de la Teoría de la Relevancia (Sperber y Wilson 1986/1995; Carston 2002) dio a los participantes una forma de conceptualizar y comprender lo que se pierde por las personas que solo están recogiendo un significado literal, no leyendo las intenciones de los demás y no aportando certezas compartidas. Más recientemente (2003), Wilson ha correspondido a la utilidad de la Teoría de la Relevancia para los investigadores del autismo mediante el uso de sus resultados para separar los problemas en torno a la pragmática y la modularidad. Ella encuentra apoyo para la interesante conclusión de que la pragmática se concibe mejor como un submódulo de la Teoría de la Mente.

El departamento de Lingüística de UCL también ha contribuido al estudio del autismo en la forma del trabajo de Neil Smith con Christopher (Smith & Tsimpli, 1995), el "sabio" del lenguaje que tiene "rasgos autistas". Este trabajo destaca la posibilidad de que alguien en el espectro autista tenga el lenguaje entre su "rango restringido de intereses" (criterio diagnóstico), por lo que un políglota con conocimiento de muchos sistemas gramaticales y semánticos diferentes aún puede luchar con la comunicación cotidiana y su carga masiva de significado pragmático. Más recientemente, el trabajo de Smith con Hermelin y Tsimpli (2003) ha demostrado que un joven con síndrome de Asperger, la forma de autismo en la que no se identifica ningún retraso en el lenguaje, tiene, como ellos dicen, una teoría de la mente "cuasi modular".

"Cuasi modular" tal vez podría aplicarse al concepto de interés desarrollado por mí mismo con Mike Lesser (Murray 1986, Murray 1992, Lesser y Murray 1995) y más recientemente Wendy Lawson (Murray, Lesser y Lawson en prensa). Un interés es por su naturaleza local pero accesible a la atención, el recurso cognitivo general pero limitado medido en psicología por el concepto de "demanda de tareas". Asumimos que el principio económico de la Teoría de la Relevancia, es decir, la mayor ganancia por el menor costo, es impulsado por la escasez real de atención en general. La teoría del interés propone que, como con cualquier recurso limitado, la atención puede concentrarse o dispersarse: puede concentrarse en unos pocos intereses intensos -el monotropismo- o distribuirse con menos fuerza entre un gran número de intereses -el politropismo-. En alguien con una disposición politrópica, varios intereses generalmente estarán activos simultáneamente, mientras que un individuo monotrópico rara vez, si es que alguna vez, experimentará una excitación simultánea de más de uno.

Sugerimos que esta es una variación natural y que las personas que atraen un diagnóstico de autismo son característicamente monotrópicas. Hallazgos de investigación que apoyan el relato de coherencia central débil del autismo (Frith, 1989; Happe, 1994) también apoyan nuestro relato, mientras que los estudios que encuentran que reunir información asistida no es problemático en el autismo (Plaisted et al, 1998; Happe, 1999) también apoyan la idea del monotropismo, pero argumentan en contra de la cuenta de coherencia central débil. La excitación simultánea de intereses distintos es mucho menos probable en un individuo monotrópico que en un individuo politrópico, pero no imposible, ver más abajo.

De hecho, el monotropismo, es decir, un rango restringido de intereses inusualmente intensos, es el núcleo del tercer criterio diagnóstico para el autismo:

Criterio 3

Patrones de comportamiento, intereses y actividades repetitivos y estereotipados restringidos, manifestados por …
que abarca la preocupación por uno o más patrones de interés estereotipados y restringidos que son anormales ya sea en intensidad o enfoque [DSMIV solamente]

Los otros dos criterios diagnósticos tienen que ver con la interacción e implican problemas con la sociabilidad y problemas con la comunicación. Sugerimos que los patrones de atención monotrópicos pueden tener un impacto catastrófico en estas áreas (Murray et al, en prensa). En particular, pueden dar lugar a que el habla no se distinga de otros sonidos como distintivo, o que el habla se identifique como distintivo pero no como significativo, o que el habla se reconozca como significativo y, por lo tanto, se evite (los significados de otras personas interfieren con los propios intereses). Los últimos podrían clasificarse como "pesimistas ingenuos" – para adaptar la clasificación de Sperber a la "teoría de la mente" (1994, citado por Wilson 2003) – tendiendo a asumir cero relevancia en las declaraciones dirigidas a ellos. Esas respuestas al lenguaje hablado son típicas entre los niños que atraen un diagnóstico de autismo clásico o de Kanner. Para algunos de estos niños, el lenguaje escrito se convierte en una de sus pequeñas gamas de intereses intensos, y pueden desarrollar habilidades de lectura mucho antes de su capacidad para comprender lo que están leyendo (a menudo etiquetado como hiperlexia en estos días). Algunos niños pueden no tener problemas con la adquisición del habla y pueden desplegar un vocabulario deslumbrantemente grande antes de los cuatro años, pero nunca pasan al dominio de la relevancia gobernada de dar y recibir del discurso ordinario. Estas personas tenderán a ser pedantes, de mente literal, obsesivas con sus propios temas e insensibles a la falta de interés en los demás (tal sensibilidad puede desarrollarse en cualquier momento durante la vida). Es probable que atraigan un diagnóstico de "síndrome de Asperger", es decir, autismo sin retraso en el habla, a veces conocido como "el síndrome del pequeño profesor". Tienden a saber cómo trabajar pero no cómo jugar (Lawson, 1999, Asperger (1944) en Frith 1991).


  • La distribución de la atención varía tanto entre como dentro de los individuos a lo largo del tiempo
  • Su cantidad y distribución están correlacionadas con la capacidad cognitiva
  • Su cantidad está relacionada con el estado actual de la sensación

La certeza y el miedo son sentimientos

La comprensión fragmentaria, desconectada, de su entorno que los individuos monotrópicos experimentan inevitablemente resulta en una sorpresa constante. Como Ros Blackburn, que habla sobre el autismo desde la perspectiva de un conocedor, a menudo lo describe, estos eventos repentinos tienen la fuerza impactante de un globo que estalla detrás de la cabeza. Por lo tanto, las experiencias de los individuos monotrópicos tienden a ser repetidamente catastróficas, cada catástrofe refuerza la encapsulación monotrópica y la no conectividad al aumentar el miedo. Temple Grandin, experta mundialmente reconocida en sistemas de manejo de animales, quien tiene un diagnóstico de autismo, ha indagado a muchas otras personas en el espectro y descubrió que el miedo es, con mucho, el sentimiento más comúnmente reportado (Grandin, 1995). Desde una perspectiva clínica, el autismo es visto como a menudo "comórbido" con trastornos de ansiedad (ver por ejemplo Attwood 2003): estas personas tienden a estar ansiosas en un grado debilitante.

"La búsqueda de la certeza es una búsqueda de la paz que está asegurada, un objeto que no está calificado por el riesgo y la sombra del miedo que proyecta la acción" p12. Dewey 1928. En esta serie de conferencias, Dewey argumentó que la certeza era una necesidad humana, una base esencial para el coraje necesario para superar repetidamente el miedo a la acción. Las observaciones del comportamiento animal sugieren que la exploración ocurre naturalmente en oscilación con seguridad: los gatitos asustados se aferran a mamá, no van a ninguna parte, comienzan a sentirse seguros nuevamente, se aventuran, se divierten, juegan y exploran, se alarman, regresan a la seguridad de mamá, etc. En los seres humanos, la certeza es el equivalente cognitivo de ese refugio seguro.

Hay dos fuentes del estado deseable de certeza confiada: lo que uno sabe por sí mismo; lo que todo el mundo sabe (terreno común). La consistencia con cualquiera de estos puede ser suficiente para inducir una sensación de certeza.

  • Las conversaciones tratan de lograr certezas compartidas: alinear intereses comunes, establecer un terreno común
  • Las conversaciones tratan sobre la puntuación de proposiciones para la probabilidad – establecimiento de certezas mutuas – véase Brandom, 1994, Sperber y Wilson, 1986/95
  • Los individuos monotrópicos tienden a pasar por alto este proceso

Para los jóvenes en el espectro autista, "lo que todo el mundo sabe" no entra en escena, por lo tanto, otras personas no serán fuentes de certeza cómoda. Un corolario de esto es que a medida que crecen (un proceso psicológico y emocional mucho más lento que en un individuo politrópico) los jóvenes en el espectro del autismo pueden reconocer que para la mayoría de las personas los otros son una fuente de consuelo, y sin embargo, no tienen forma de aprovechar eso. Eventualmente pueden aprender muchas de las reglas tácitas, pero aún así aplicarlas demasiado torpemente para evitar el rechazo (Segar, 1997). Pueden, para adaptar la clasificación de Sperber una vez más (Sperber, 1994, citado por Wilson 2003), convertirse en "pesimistas sofisticados", y concluir (con algo de justicia) que el discurso ordinario no es veraz, y despreciarlo. Pueden simplemente darse por vencidos (Lawson, 1995; Segar, 1997; ed Willey, 2003).

Cualquiera que sea el resultado final, en sus años de crecimiento es probable que los individuos monotrópicos dependan únicamente de sus propios recursos y experiencias para satisfacer su necesidad de certeza. Dada la frecuencia con la que la vida los "ciega", las probabilidades también están en su contra en esta área de comodidad potencial. Aquí hay un verso de un poema de Wendy Lawson, quien escribe desde la perspectiva de un conocedor sobre el autismo:

Una voz de definidos; absolutos y todo
Una voz que nunca es pequeña o alta
Una voz que dice que hay mucho y más
Una voz en la que puedo confiar con seguridad,
Rutina.

(Lawson 2003, pág. 54)

El politropismo se adapta mucho mejor a un entorno con niveles altos y en constante cambio de experiencia sensorial y social. Fuera de este universo caótico, aquellos que buscan certeza en sí mismos probablemente buscarán: acciones que tengan resultados confiables; secuencias que tienen un orden predecible; patrones que se repiten; normas que se aplican de manera coherente. En nuestra opinión, estas son las claves de la idea de "sistematización" que Baron-Cohen (2003) ha propuesto recientemente como el núcleo tanto del "cerebro masculino" como del autismo.

Creatividad y previsión

El modelo de monotropismo del autismo también implica que la idea de que la "creatividad deteriorada" es una característica clave del autismo es errónea (ritmo, por ejemplo, Craig y Baron-Cohen, 2001). Dado un entorno inmediato seguro e inspirador de confianza, la creatividad autista puede florecer. A continuación se muestra una imagen de una "joya" creada por Ferenc Virag, un joven de alta habilidad con autismo clásico que es amigo mío (ver Murray, 1996) y artista (Sunday Times, 2000). Me ha permitido con entusiasmo usar su trabajo y fotos de sí mismo para ilustrar la discusión de temas relacionados con el autismo. Ferenc me señala con frecuencia objetos de belleza, porque tiene claro que comparto su interés. Vive en un ambiente generalmente predecible y amigable con el autismo en el que está principalmente contento siempre que tenga oportunidades de tomar el control de su entorno. Cuando Ferenc me ve sabe que le daré esas oportunidades.

En la ocasión en que hizo el objeto de abajo, tan pronto como llegué se agarró de un vaso de precipitados de plástico transparente en la parte trasera de mi automóvil, corrió a su habitación y emergió con el interior de un biro que procedió a derribar constantemente mientras giraba el vaso de precipitados para dejar un claro, incluso, rastro de tinta alrededor de su interior. Luego me llevó a su fogata (en la actualidad solo puede acceder a esto cuando alguien lo está supervisando), y procedió a usar un soporte de estante de metal como una herramienta ad hoc para sostener el vaso de precipitados (fundido) sobre las cenizas brillantes. Lo giraba de manera constante y minuciosa mientras lo hacía, y periódicamente lo sacaba para verificar su progreso; el resultado final es similar al creado por los trabajadores del vidrio en la tradición veneciana. Parece haber reinventado espontáneamente la técnica.


El modelo de monotropismo sugiere que la creatividad y la previsión como tales no se ven afectadas en el autismo, pero funcionan dentro de una gama mucho más restringida de intereses (ver Murray 2001). Si bien Ferenc es súper eficiente en la planificación de un proyecto contenido de este tipo (véase también Murray, 1996), no podría organizar ningún proyecto que implicara reunir información relevante para muchos intereses, de lo contrario no conectados. Sus intereses tienden a ser altamente modulares, intensos y encapsulados (ver Plaisted, 2001).

Es posible imaginar un entorno en el que la alta competencia técnica y el ingenio de Ferenc serían más valiosos de lo que son hoy. Tal entorno también podría ser más predecible que el nuestro por un factor de miles, e incluir intercambios sociales manejables y ritualizados con demandas mínimas de procesamiento y certezas compartidas altamente estables (y principalmente no negociables). Incluso alguien que creció hace un siglo se habría criado en un contexto mucho más parecido. En ese momento, alguien cuya disposición monotrópica, a diferencia de la de Ferenc, debía estar muy interesado en el lenguaje y disfrutar extrayendo sus regularidades, bien podría haber podido florecer y ser recompensado socialmente, aunque carente de otras habilidades sociales. El perfil de habilidades redondeado requerido en la mayoría de las descripciones de trabajo en estos días es tan inadecuado para personas con intereses estrechos como lo es el ritmo general de la vida moderna.

A principios de los años setenta, cuando estudiaba lingüística por primera vez en UCL, uno de los departamentos de lingüística de Londres estaba dirigido por un brillante sintáctico y sistematizador que muchas personas pueden recordar. Casualmente viví cerca de él, por lo que pude verlo en la plataforma del metro mientras esperaba el tren, hablando animadamente consigo mismo -es muy probable que el tema fuera generalmente sintaxis- mientras miraba lejos de la gente y hacia la pared, y batía las "alas" de su largo impermeable. Esta parecía ser una actuación completamente inconsciente. El profesor vivía en casa con su madre, que se aseguraba de que comiera adecuadamente y, en general, lo apoyaba en habilidades para la vida; cuando murió, un vecino parece haber asumido el mismo papel. Aparte de la sintaxis, persiguió otro interés fascinante: jugar con las incertidumbres de la bolsa de valores.

Si este profesor hubiera estado creciendo en el mundo de hoy, habría sido poco probable que pasara por la escuela secundaria sin ser identificado como extremadamente disfuncional socialmente y atrayendo un diagnóstico de síndrome de Asperger. Casos como este deben contribuir al reciente aumento de los trastornos del espectro autista diagnosticados. Es posible que este aumento no refleje un aumento en el número de personas con una disposición monotrópica tanto como un aumento en las dificultades (subjetivamente catastróficas) encontradas por tales personas y una disminución proporcional en su capacidad para hacer frente.

Bibliografía

  • Allen, P.M. & Lesser, M.J. 1993. 'Evolución: cognición, ignorancia y selección' en E. Lazlo, I.Masulli, R.Ardigiani & V. Csanyi eds, La evolución de los mapas cognitivos. Londres; Langhorne, Pa: Gordon y Breach.
  • Asperger, H. 1944/1991. En Frith, U. (Ed.) 1991. Autismo y síndrome de Asperger. Cambridge: University Press.
  • Attwood, T. 2003 'Cognitive Behavior Therapy' en ed Willey, pp.38-68.
  • Baron-Cohen, S. 2003. La diferencia esencial: la verdad sobre el cerebro masculino y femenino. Londres: Perseus Books (publicado en Penguin 2004).
  • Brandom, R.B. 1994. Hacerlo explícito: razonamiento, representación y compromiso discursivo. Harvard: University Press.
  • Carston, R. 2002. Pensamientos y declaraciones: la pragmática de la comunicación explícita. Oxford: Blackwell.
  • Craig, J. & Baron-Cohen, S. 1999. Creatividad e imaginación en el autismo y el síndrome de Asperger" Journal of Autism and Developmental Disorders 29,4; págs. 319-326.
  • Dewey, J. 1929. La búsqueda de la certeza: un estudio de la relación entre el conocimiento y la acción. Nueva York: Minton, Balch y compañía.
  • Frith, U. 1989. Autismo: Explicando el enigma. Oxford: Basil Blackwell.
  • Grandin, T. 1995. Pensar en imágenes. Nueva York: Vintage Books/Random House.
  • Happé, F.G.E. 1994. Autismo: Una introducción a la teoría psicológica. East Sussex: Psychology Press.
  • Happé, F.G.E. 1999. 'Autismo: ¿déficit cognitivo o estilo cognitivo?' Tendencias en Ciencias Cognitivas 3, 216-222.
  • Lawson, W. 1998.Life Behind Glass: un relato personal del trastorno del espectro autista. Lismore, NSW: Southern Cros University Press; Londres: Jessica Kingsley.
  • Lawson, W. 2001. Comprender y trabajar con el espectro del autismo. Londres: Jessica Kingsley.
  • Lawson, W. 2003. Construye tu propia vida: una guía de autoayuda para personas con síndrome de Asperger. Londres: Jessica Kingsley.
  • Lesser, M. & Murray D.K.C. 1998. 'La mente como sistema dinámico: implicaciones para el autismo', en Psicobiología del autismo: investigación y práctica actuales. Documentos de la conferencia de Durham que se pueden obtener de la Unidad de Investigación del Autismo, la Escuela de Ciencias de la Salud, la Universidad de Sunderland, Sunderland SR2 7EE o la Sociedad Nacional de Autismo.
  • Murray, D.K.C. 1986. Lenguaje e intereses. Tesis inédita. Universidad de Londres, Senado.
  • Murray, D.K.C. 1992. 'Túnel de atención y autismo', en Vivir con autismo: el individuo, la familia y el profesional. Las actas de la conferencia de Durham se pueden obtener de la Unidad de Investigación del Autismo, la Escuela de Ciencias de la Salud, la Universidad de Sunderland, Sunderland SR2 7EE o la Sociedad Nacional de Autismo.
  • Murray, D. K.C. 1995. 'Una amistad autista' en Perspectivas psicológicas en el autismo. Las actas de la conferencia de Durham se pueden obtener de la Unidad de Investigación del Autismo, Universidad de Sunderland, SR2 7EE, o de la Sociedad Nacional de Autismo.
  • Murray, D.K.C. 1996. 'Atención y habla compartidas en el autismo', en Intervención Terapéutica en el Autismo. Actas de la conferencia de Durham que se pueden obtener de la Unidad de Investigación del Autismo, Escuela de Ciencias de la Salud, Universidad de Sunderland, Sunderland SR2 7EE.
  • Murray, D.K.C. 2001. 'Síndrome del planeta equivocado' en una odisea del autismo. Actas de la conferencia de Durham que se pueden obtener de la Unidad de Investigación del Autismo, Escuela de Ciencias de la Salud, Universidad de Sunderland, Sunderland SR2 7EE.
  • Murray, D.K.C., Lesser, M.V. & Lawson, W. En prensa, Autismo. "Atención, monotropismo y los criterios diagnósticos para el autismo".
  • Plaisted, K.C. 2001. 'Generalización reducida en el autismo: una alternativa a la coherencia central débil'. En J.A. Burack, T. Charman, N. Yirmiya, & P.R. Zelazo (Eds). El desarrollo del autismo: Perspectivas desde la teoría y la investigación. Erlbaum : Mahwah, N.J., pp. 131-148.
  • Plaisted, K.C., O'Riordan, M. y Baron-Cohen, S. 1998. "Mayor discriminación de estímulos novedosos y muy similares por parte de adultos con autismo durante una tarea de aprendizaje perceptivo". Revista de Psicología Infantil y Psiquiatría. 39(5), 765-775.
  • Russell, J. 2002. Teorías cognitivas del autismo. En Cognitive Deficits in Brain Disorders, J.Harrison y A.Owen (eds), Martin Dunitz Publishing.
  • Segar, M. 1997. Afrontamiento – Una guía de supervivencia para personas con síndrome de Asperger (Nottingham: Early Years Diagnostic Centre)
  • Smith, N.V. y Tsimpli, I.-M. 1995. La mente de un sabio. Oxford: Blackwell.
  • Smith, N.V., Hermelin, B. y Tsimpli, I.-M. 2003. 'Social affect and theory of mind in Asperger Syndrome' en Working Papers in Linguistics 15, 2003, pp357-377.
  • Sperber, D. y Wilson, D. 1986/1995. Relevancia: Comunicación y Cognición. Oxford: Blackwell.
  • Sunday Times, 18 de junio de 2000, 'The Innocent Outcast' pp30-36.
  • Willey, L.H. ed. 2003. Síndrome de Asperger en la adolescencia. Londres: Jessica Kingsley.
  • Wilson, D. 2003. 'New directions for research in pragmatics and modularity' en Working Papers in Linguistics 15, 2003, pp105-127.
Ir al contenido